Indignez-vous (II)

Continúo con esta traducción apócrifa del texto Indignez-vous de Stéphane Hessel.

El motivo de la resistencia es la indignación

Se atreven a decirnos que el Estado ya no puede cubrir los costos del gasto público. Pero, ¿cómo puede faltar hoy dinero para mantener y prolongar estas conquistas cuando la producción de riquezas ha aumentado considerablemente desde la Liberación, periodo en el cual Europa estaba arruinada?

No es sino porque el poder del dinero, tan combatido por la Resistencia, no ha sido nunca tan grande, insolente y egoista con sus propios servidores incorporados incluso en las más altas esferas del Estado.

Los bancos en adelante privatizados se muestarn principalmente preocupados de sus dividendos y por los altos salarios de sus dirigentes en lugar del interés general.

La diferencia entre los más pobres y los más ricos no ha sido nunca tan importante; y la carrera por el dinero, una competición tan animada.

El motivo de base de la Resistencia era la indignación. Nosotros, veteranos de los movimientos de resistencia de las fuerzas combatientes de la Francia libre, llamamos a las jóvenes generaciones  a mantener viva y transmitir la herencia de la resistencia y sus ideales. Nosotros les decimos: tomad el relevo, ¡indignaos!

Los responsables políticos, económicos, intelectuales y el conjunto de la sociedad no deben hacer dejación ni dejarse impresionar por la actual dictadura internacional de los mercados financieros que amenazan la paz y la democracia.

Yo os deseo atodos, a cada uno de vosotros, que tengáis vuestro motivo de indignación. Es preciso.

Cuando alguna cosa os indigne como yo me indigné por el nazismo, entonces te conviertes en militante, fuerte y comprometido.

Unámonos a esta corriente de la historia y que el devenir histórico continúe gracias a cada uno de nosotros hacia un horizonte de mayor justicia y libertad, pero no de esa libertad incontrolada del zorro vigilando el gallinero.

Estos derechos, de los cuales la Declaración Universal redactó el programa en 1948, son universales. Y, si encontráis a alguien que no se haya beneficiado de ellos solidarizaros y ayudadle a conquistarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s